Exposiciones / Catálogos /Escritos

28/11/10

Alianza Francesa 2004

Archvado debajo: Announcements [B] — Daniel @ 15:51:25

Catalogo escrito por Felipe Noe

Daniel Prieto y la imagen del silencio

En el campo del arte se puede repetir últimamente como si fuese una fórmula mágica que “menos es más". Pero no hay que saber que es menos en relación con ese más. El que se calla no siempre esta pensando. Puede ser idiota.El silencio, a su vez, puede estar acompañado de palabras si es que éstas saben honrarlo. Simétricamente, en el espacio silencioso de la pintura,Líneas y colores pueden honrar al silencio haciendo valorar el espacio pictórico.
Daniel Prieto, es una integración de vida y obra, lo sabe y lo manifiesta en su pintura, el arte de la imagen.
Por que para él, el silencio tiene imagen. Así como el músico sabe que una vibración sonora hace apreciar por contraste al silencio en torno, Prieto siente que en un espacio negro, entre brillos y opacos acontece el límite de un blanco que define un nuevo espacio donde nacerá como color un seminegro, un gris y de pronto…un rojo, que resuena como un instrumento de percusión.
Austeridad y rigor son las primeras palabras que se me ocurren frente a su obra, pero por ello mismo sé que se trata de una apreciación superficial.
Silencio y profundidad son los términos que me surgen en un segundo análisis.¿Y para cuando los conceptos de fiesta y de goce que presumo en su acto de pintar?.
Por que todas las palabras están del otro lado de la sabiduría que se guarda en sí misma. Por ello mismo, Daniel Prieto, como un fotógrafo, ese cazador de imágenes, pinta para atrapar su propio espacio interior. Y éste es muy amplio. Está lleno de sutilezas.Necesita cuadros espaciosos para que el color repercuta como vibraciones sonoras en el ojo del espectador. Y para él un gris ya es una bomba de color. El sabe que una reunión donde todos gritan el que habla bajo se hace oír mejor.
La premura le es ajena. Su tiempo es otro. El silencio del contemplador lo merece. El contemplador es él mismo frente al mundo ( y tal vez huyendo de éste en el silencio). El contemplador es él mismo frente a su obra, en silencio, haciéndola. La obra solo existe en el acto, deciá Paul Valéry. El contemplador es otro en silencio, rehaciendo su obra al percibirla, verla, mirarla y observarla (etapas del acto de contemplación). Y ese otro contemplador le agradece su falta de premura, su sutileza, su respeto al tiempo, parece decirnos.¿Para que? Para saber escuchar en el mundanal ruido el instante de silencio. Y allí ¡click, atrapar su imagen.
Daniel Prieto, cazador de silencios, espacios vitales llenos de vibraciones.

Luis Felipe Noe

Trackbacks, Pingbacks

El URI para trackback de este entrada es: http://danielprieto.net/blog/htsrv/trackback.php?tb_id=52

Todavía no hay Trackbacks/Pingbacks para esta publicación...

Contact the admin. Powered by  b2evolution Credits: Dave Shea | skin converting | blogging software | hosting | adsense